El precio de tener razón

El precio de tener razón No vamos a negar que a todos nos da cierta (al menos esporádica) satisfacción tener razón. Cuantas veces nos descubrimos exclamando: "viste? Yo te dije!" O incluso comentándonos eso a nosotros mismos. Algunos dicen que alimenta el ego. Tal vez así sea. Pero

Share This

Compartir

Compartí este contenido con tus amigos!

×