No coincidimos…

‘No coincidimos’ me dijo. ‘No somos iguales’. Y yo sentí esas palabras como un puñal. Cómo ese puñal que solo puede indicar el final de los finales. Me fui a dormir llorando sin preguntar nada ni poder ver otro significado.

La mañana siguiente me desperté muy triste y mientras trataba de seguir con mi vida, al mediodía recordé de repente un cartel que llevo pegado en la puerta de la habitación hace más de 5 años: Si no fuéramos distintos no tendríamos qué compartir Clic para tuitear

Inmediatamente después recordé, como si pudiera olvidarme, todo el súper-archi-mega intenso trabajo que llevo haciendo hace taaantos años sobre la aceptación. La aceptación de mi misma, de mi pasado, de las situaciones y de las personas tal y como son, tal y como fueron. Y como es todo eso? Por qué tanto trabajo para aceptar? Porque es distinto. Distinto y diferente a como yo me imaginaba, distinto a como hubiera querido. Y que quiere decir ‘distinto’? Aprendí en todos estos años que distinto quiere decir desafío, aprendizaje, ampliar mi mundo, oportunidad de comprensión, de amor, de confianza, de aceptación. Distinto quiere decir que podemos compartir y enriquecernos. Quiere decir diversión, diversidad Clic para tuitear

Entonces cuál es el problema de no coincidir? Bienvenida esa no coincidencia que nos está mostrando todo lo que podemos crecer, compartir y aprender desde la aceptación de nuestras diferencias. Clic para tuitear

Desde ahí sabiendo que no somos iguales podemos construir, avanzar, consolidar.

‘No coincidimos’ me volvió a decir esa noche. ‘Me alegro’ dije yo. ‘Gracias por este regalo’ agregué con un beso, un abrazo y una gran sonrisa. La misma frase ya no sonó nada parecida a un puñal…

Es que las palabras tienen poder... pero mucho más poder tiene la forma en la que las interpretamos. Clic para tuitear

Antes de ponernos tristes, de reaccionar, de enojarnos, revisemos nuestras interpretaciones!! Tal vez lo dicho no se refiera a lo que interpretamos en primer lugar… Tal vez exista una interpretación más posibilitadora para nosotros mismos de las mismas palabras…

Amo acompañarte a crear nuevas miradas para que puedas reinterpretar lo que te limita y comencemos a trabajar por tus sueños, con una mirada amorosa y compasiva. Vamos paso a paso, a tus tiempos, que no son los míos ni los de nadie más.

Realicé mi formación de Coaching Ontológico Profesional durante dos años de manera presencial y vivencial en una escuela de mucho prestigio en la Ciudad de Buenos Aires. Estoy avalada por la Asociación Argentina de Coaches Ontológicos AACOP y acreditado por la Federación Internacional de Coaching Ontologico FICOP. Me formé durante otros dos años presencial y vivencialmente en Constelaciones Familiares Cuánticas.

Y siempre hago cursos de perfeccionamiento para poder seguir creciendo y aportando a un mundo con personas en mayor bienestar.

2019-11-19T15:13:51+00:00
Share This

Compartir

Compartí este contenido con tus amigos!