COMO ES ADENTRO ES AFUERA

  • “Como es adentro es afuera”, me dijiste en varias sesiones y yo creía que lo entendía hasta que me pasó esto. Te lo voy a contar con lujo de detalles porque, además, me dí cuenta que el tu trabajo de terapeuta tiene una parte un poco ingrata y es que no podés ver cuando tus clientes tenemos ese momento revelador en el que cada sesión tuya cobra total sentido. – Me dijo con un brillo y en un entusiasmo en su rostro que no había visto nunca. Parecía casi otra persona.
  • Ese día era el cumpleaños de mi papá. Una conocida me dijo que su padre estaba internado. Estaba pensando en unas amigas con las que comparto este camino de trabajo interno y desarrollo personal, que hace mucho no las veo, y también pensaba en nuestras sesiones. Recordé que faltaban 10 días para mis vacaciones y necesitaba un test negativo de COVID para subirme al avión. Y justo mi hermana que se está por ir del país tiene riesgo de haberse contagiado. Pero ella se va y se va, no de vacaciones, de esos irse que no sabes cuando es la próxima vez. Quizás nada que ver lo que se me cruzaba por la mente o quizás todo que ver, pero ahí, mientras manejaba por la autopista me cayó la ficha.

Yo escuchaba en el sepulcral silencio de los Coaches. No sólo silencio de palabras sino de gestos y expresiones, aunque no de emociones. Ese silencio que sólo aparece cuando sabés que ese apego a viejas formas de ser que quitan poder están, por fin, por caer. Clic para tuitear. Y ella siguió relatando.

  • De repente me di cuenta que no si viera más a mi hermana por un largo tiempo lo último que hice fue hacerle un planteo, una observación, sobre un proceder suyo que a mí no me hizo sentir cómoda. Y ahí tuve la revelación. SOY IGUAL A ÉL. ¿En cuántas sesiones te comenté mi incomodidad con lo mucho que mi pareja piensa en mis áreas de mejora, de lo mucho que me observa, me critica, me hace planteos, me juzga? Ya sé que el trabajo es conmigo misma y vos sabes cuánto trato yo de no tomármelo personal, de no reaccionar a la defensiva, de ver el amor en sus comentarios… pero de ahí a que yo sea como él… nada que ver. Pero por primera vez veo que sí, obvio que sí. ¡¡¡Todo que ver!!! Yo también lo único que hago es ver lo que me molesta de los demás, juzgar, buscar sus áreas de mejora, hacer planteos, criticar sus procederes. No lo hago con mi pareja, lo hago con los demás, con mi madre, con mi hermana, con mi hermano, con mi padre, con mis amigas, y como si fuera poco, lo hago y MUCHO conmigo misma. Me critico y observo todo el tiempo, me juzgo, me hablo mal, me exijo, me controlo, me pienso mal, me maltrato. COMO ES ADENTRO ES AFUERA, obviamente. Y se me empezaron a caer las lágrimas. Tuve que bajar la velocidad e ir por el carril lento de los camiones. No lo podía creer. No paraban de caer lágrimas de lo que estaba viendo después de tanto trabajo interno. Lo que yo le pido a él es lo que yo misma no pude hacer nunca. Mirar lo bueno y que eso prevalezca, dejarlo pasar, no concentrarme en lo que los demás tienen para mejorar, no tener pensamientos de crítica ni de juicios.  ¿Quién soy yo para querer cambiar al otro? Eso duele y mucho. Que alguien que te ama te quiera cambiar es doloroso. Clic para tuitear Y ahí estoy, haciendo lo mismito, con mi dedo juzgador queriendo cambiar a los que amo. Como si yo tuviera la verdad…

Yo seguía escuchando absorta en el placer que da ver los resultados del trabajo hecho desde el corazón.

 

  • Bueno nada, creo que ya me dí cuenta que si cambio eso dentro mío también cambiará a fuera. Porque no es algo con lo que yo me sienta cómoda. ¿Mirá si no puedo volver a ver a mi hermana por muchos meses o años y nuestra última conversación en persona fue esa? Que feo, ¿no? Yo no quiero ser así, ni un día más. Gracias por mostrármelo una y otra vez hasta que lo pude ver.

Creo que mi sonrisa, y mis emociones que acompañaban a las suyas, dijeron todas las palabras que podría haber pronunciado en un relato tan conmovedor y profundo.

Mis sesiones tienen un valor, pero muchas no tienen precio.  Saberme capaz de haber hecho mi aporte para que una persona se sienta en mayor bienestar con sí misma, se comience a hablar de mejor forma y a tratarse con amor, no tiene precio. Clic para tuitear

Será por eso que amo mi trabajo. Porque cuando otros y otras sanan y crecen, sano y crezco yo también. Porque cuando alguien tiene una revelación, yo también la tengo. Porque como es adentro, es afuera. Clic para tuitear

¡Gracias a la vida por permitirme vivir estos momentos mágicos!

*Algunos detalles fueron leventemente modificados para preservar la confidencialidad.

Amo acompañarte a crear nuevas miradas para que puedas reinterpretar lo que te limita y comencemos a trabajar por tus sueños, con una mirada amorosa y compasiva. Vamos paso a paso, a tus tiempos, que no son los míos ni los de nadie más.

Realicé mi formación de Coaching Ontológico Profesional durante dos años de manera presencial y vivencial en una escuela de mucho prestigio en la Ciudad de Buenos Aires. Estoy avalada por la Asociación Argentina de Coaches Ontológicos AACOP y acreditado por la Federación Internacional de Coaching Ontologico FICOP. Me formé durante otros dos años presencial y vivencialmente en Constelaciones Familiares Cuánticas.

Y siempre hago cursos de perfeccionamiento para poder seguir creciendo y aportando a un mundo con personas en mayor bienestar.

2021-01-27T21:38:24+00:00
Share This

Compartir

Compartí este contenido con tus amigos!