Lo que vale es la acción

«Lo que vale es la intención». Fue una de mis frases preferidas durante mucho tiempo. Y en este camino de ir por la vida haciendo preguntas se me ocurrió desafiarla. ¿Cómo? ¡Transformándola en pregunta, claro! ¿La intención es lo que vale? Ya no estaba tan segura… ¿A donde nos lleva la intención? Más aún, ¿qué es la intención?

Para mí, una intención sin acción no es más que un deseo, una expresión de voluntad, un pensamiento, un objetivo cualquiera, que deja de ser cualquiera porque le sumo mi emoción. Clic para tuitear Podemos estar de acuerdo que la intención es el primer paso, que es muy importante. Que si no hay intención (o voluntad o deseo) nada es posible…

Y ahora también puedo decir que llegué a la conclusión personal que la intención no es lo que vale porque no alcanza. Con la intención nos quedamos en la intención y nada más. Clic para tuitear En este desafío a la repetición casi sin registro de la frase popular me encontré con otra frase hecha que cita «el camino hacia el infierno está lleno de buenas intenciones». Claramente opuesta a la anterior…y esta refleja un poco más lo que estoy sintiendo ahora… 

Si queremos lograr algo además de tener intención indefectiblemente necesitamos pasar a la acción, hacer, movernos, ir por eso que queremos. Expresar la intención a través de actos Clic para tuitear. Hacer coherente la intención con la acción, que sería el pensar y el actuar. Manifestar esa intención en lo cotidiano, a veces repetidamente, sostenerla, perseverar, poner compromiso actitudinal. Y así crear la realidad. Solamente intencionando no alcanza. Lo que produce el cambio y moviliza esa energía es dar paso al acto concreto. La intención es el origen y la acción es la transformación. Clic para tuitear

Lo único que nos hace evolucionar, crecer, avanzar, es bajar nuestros pensamientos a lo concreto, materializar las intenciones en actos. Trabajar por la intención. Clic para tuitear La acción más pequeña vale más que la intención más grande. Entonces, ¡lo que vale es la acción! ¡Actuemos!

¡Gracias por leerme!

Amo acompañarte a crear nuevas miradas para que puedas reinterpretar lo que te limita y comencemos a trabajar por tus sueños, con una mirada amorosa y compasiva. Vamos paso a paso, a tus tiempos, que no son los míos ni los de nadie más.

Realicé mi formación de Coaching Ontológico Profesional durante dos años de manera presencial y vivencial en una escuela de mucho prestigio en la Ciudad de Buenos Aires. Estoy avalada por la Asociación Argentina de Coaches Ontológicos AACOP y acreditado por la Federación Internacional de Coaching Ontologico FICOP. Me formé durante otros dos años presencial y vivencialmente en Constelaciones Familiares Cuánticas.

Y siempre hago cursos de perfeccionamiento para poder seguir creciendo y aportando a un mundo con personas en mayor bienestar.

2018-09-17T19:52:32+00:00
Share This

Compartir

Compartí este contenido con tus amigos!